Crisis financieras: 9/11, Wall Street 2008 y COVID19

March 22, 2020

Nos pudiéramos referir a las primeras dos décadas del siglo 21 como tiempos de crisis y catástrofes. Eventos de gran magnitud como ataques terroristas, disloques financieros y eventos como la actual pandemia, han tenido el efecto de estremecer la estabilidad económica y financiera global.

 

Hoy enfrentamos una nueva crisis que nos pone a prueba.

 

El siglo 21 comenzó con el ataque terrorista a las Torres Gemelas en septiembre 11 del 2001. La economía global y la de Estados Unidos entraron en un período de gran dificultad por la incertidumbre creada por ese evento.

 

El ataque al corazón financiero de la principal economía del mundo, provocó un “shock” al sistema que demandó medidas extraordinarias por parte del Banco de la Reserva Federal (FED).

 

La economía de Estados Unidos venía de un ciclo de expansión que comenzó en el 1992, y duró todo ese decenio, bajo la administración de Bill Clinton.

 

Sin embargo, los ataques terroristas del 9/11 infligieron un duro golpe a la economía y los mercados financieros. Los índices bursátiles cayeron dramáticamente a raíz de los ataques.

 

 

 

 

 

Costos de la crisis del 2001 y la respuesta federal

 

Se estima que el costo directo de pérdidas materiales de los ataques terroristas fue de $55 billones, más $5.9 trillones en gastos asociados a las intervenciones bélicas de Estados Unidos en el medio oriente, incluyendo el endeudamiento del gobierno federal para financiar las guerras en Afganistán e Irak. Las líneas aéreas solamente perdieron $5 billones.

 

Luego de la caída los mercados financieros cayeron, y el DJIA tuvo una caída de 7.1% y el precio del barril de petróleo cayó de $23.77 a $15.95 en los meses siguientes a la crisis.

 

La inestabilidad provocada por los eventos militares llevaron a los mercados a una caída cercana al 42% y una contracción económica de 1.1%, durante el último trimestre del 2001. Para evitar el pánico y evitar que los mercados se congelaran, la Reserva Federal, dirigida en aquel entonces por Alan Greenspan, respondió con una reducción de los intereses (federal funds rate), y medidas inmediatas para asegurar la liquidez de los mercados financieros (REPOS), incluyendo el otorgamiento de préstamos directos a los bancos a través de la ventana de la FED.

 

La crisis financiera del 2008

 

En el 2008, la economía de Estados Unidos y global, entró nuevamente en una crisis sin precedentes provocada por la explosión de una burbuja financiera y el mercado de bienes raíces.

 

La desregulación financiera implementada a finales de la década del noventa creó las condiciones para la crisis financiera que llevó a Wall Street a la peor crisis desde la Gran Depresión del 1929. Los bancos de inversiones crearon derivativos financieros y otros instrumentos fundamentados sofisticadas prácticas de apalancamiento.

 

Cuando algunos de estos instrumentos comenzaron a perder valor, provocado en gran medida por los impagos de las llamadas hipotecas “subprime”, se creó un efecto dominó que llevó a la insolvencia de los principales bancos de inversión.

 

Para evitar un colapso financiero, el Congreso Federal aprobó un millonario agresivo rescate financiero de bancos, aseguradoras y la industria de autos. En el 2010, cuando la crisis se había estabilizado se estimó que el costo total de los rescates y estímulos habilitados por el gobierno federal había ascendido a $2.1 trillones.

 

El rescate incluyó rescates a la banca ($700 billones), estímulos contributivos ($858 billones), y estímulos directos a la economía ($787 billones). Durante la crisis, los mercados cayeron en -57%, y la economía tuvo una recesión que duró desde diciembre de 2007 hasta junio de 2009, 18 meses.

 

Los mercados se recuperaron y desde el 2009 hasta enero del 2020, la economía y los mercados vivieron una de las expansiones más prolongadas en la historia moderna de Estados Unidos.

 

La crisis financiera creada por el COVID19

 

La crisis financiera creada por el COVID19 es única. La crisis salubrista ha tenido el efecto de paralizar las principales economías del mundo y ha derrumbado los principales mercados financieros hasta casi 35%. El precio del petróleo se acercan a un nivel histórico bajo de $20 el barril.

 

Industrias completas como la de las aerolíneas, turismo y barcos cruceros comienzan a sentir la presión de la parálisis creada por el COVID19.

 

Aún es prematuro para ver los efectos finales de la actual crisis, pero ya los principales gobiernos del mundo implementan agresivas medidas para evitar el colapso de sus economías. El gobierno federal se prepara para implementar un paquete de estímulos fiscales cercano a $2.1 trillones, equivalente al 10% del PIB.

 

Habrá que ver cómo evoluciona la curva el contagio del COVID19 para poder tener una certeza de cuando se calmarán los mercados y se normalizarán los procesos económicos. No hay duda, que enfrentamos una nueva crisis histórica, que nos reta a todos.

 

Sin embargo, no tengo la menor duda de que vamos a superar la actual crisis. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Hagamos del 2019 el año de Puerto Rico

January 1, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts