Reformas urgentes que la partidocracia no quiere implementar

December 14, 2019

A tres años de la quiebra del gobierno, es evidente que la situación general de la Isla no ha mejorado. Si bien es cierto que la devastación provocada por “María” afectó gravemente a Puerto Rico, no deja de ser menos cierto que el gobierno y nuestra clase política continúan aferrados a las mismas prácticas que nos trajeron al actual abismo económico y fiscal.

 

Si nuestra clase política continúa aferrada a las viejas costumbres y la misma manera de hacer las cosas, Puerto Rico va a continuar no solo en quiebra, pero económicamente deprimido.

 

De cara al nuevo ciclo o carnaval electoral comparto algunas de las reformas urgentes que hay que implementar para que podamos superar la actual situación de estancamiento y quiebra.

 

Implementar una cultura de gobierno orientada a resultados: Una de las principales razones de la quiebra del gobierno, es la ausencia de mecanismos para medir la gestión pública. Antes de la quiebra los gobiernos con presupuestos inflados, apoyados por emisiones de deuda e impuestos.

 

Esas prácticas ya no son posibles en gran medida a la presencia de la Ley PROMESA y la Junta de Supervisión Fiscal. Además, ya no hay acceso a los mercados de capital por la propia quiebra gubernamental. Urge implementar una cultura de medición de resultados. eficiencia y productividad laboral para transformar la forma de hacer gobierno, y más importante aún, asegurar el buen uso de los fondos públicos.

 

Un gobierno que podamos pagar: Hay que reducir el gobierno a un nivel que podamos pagar sin imponer una carga injusta a los ciudadanos y empresas. La información que comenzado a salir indica que el gobierno enfrenta un déficit estructural de entre $4 a $5 billones anuales. Mientras el ingreso anda cercano a $8,500 millones, los gastos reales parecen estar cercano a los $13,000 millones, si se incluyera todas las obligaciones del estado, incluyendo los pagos a los sistemas de retiro, los suplidores, la deuda, y los reintegros. El gobierno que posiblemente podamos tener es de $7,500 millones.

 

Eliminación de corporaciones públicas insolventes: La quiebra real de las principales corporaciones públicas, no dejará otra opción que no sea iniciar un proceso de privatización de todos estos activos públicos con el fin de poder mantener la infraestructura vital.  Esta privatización debe implicar la llegada de inversión privada necesaria para modernizarlas y traerlas al siglo 21, entiéndase el servicio eléctrico, el agua y las carreteras.

 

 

 

Legislatura a tiempo parcial: Puerto Rico no necesita una legislatura a tiempo completo, hay suficientes leyes muertas y el exceso de legislación unido al continuo choque partidista que se manifiesta de forma cotidiana en la Casa de Leyes, son razones suficientes para devolver la legislatura a tiempo parcial, como es la gran mayoría de los estados. Esto generaría no solo ahorros significativos al erario, sino reduciría la cantidad de legislación que impacta en muchas veces de forma negativa a los ciudadanos y a las empresas.

 

Eliminación de la cultura de dependencia: Será imposible devolver a la economía a la ruta del éxito y la competitividad, con un sistema de subsidios sociales y ayudas directas que mantiene a cerca del 60% de la fuerza productiva potencial fuera del mercado laboral. Puerto Rico, es la jurisdicción más pobre de los Estados Unidos, con un 45.9% de su población bajo ese estándar. La reinstalación de los hoy dependientes al mundo productivo requerirá voluntad política, y un gran sentido de responsabilidad social de parte de todos.

 

Erradicación de la corrupción gubernamental: El continuo desfile de casos de corrupción de oficiales electos, y de personas ligadas al gobierno, está socavando los fundamentos más esenciales de la gobernabilidad del país. La corrupción no puede convertirse en la normativa social y urge un rompimiento profundo con ese mal, lo que va a requerir el desarrollo de una cultura de cero tolerancia, a las conductas delictivas dentro del gobierno. El país no puede seguir eligiendo funcionarios que se les haya vinculado a corrupción.

 

Una sociedad más justa y solidaria: La crisis económica ha ampliado aún más las diferencias sociales y los niveles de desigualdad que había en Puerto Rico antes del inicio de la actual depresión. La estabilidad económica a largo plazo, va a requerir cerrar la brecha socioeconómica y crear un ambiente que genere acceso a oportunidades. Una sociedad polarizada solo garantizará más fricciones y tensiones sociales.

 

De cara a noviembre del 2020, usted elector puede hacer la diferencia, utilice su voto inteligentemente y exija seriedad a sus partidos y candidatos. Reclame acción para que se haga buen gobierno, por el futuro de la Isla y de sus hijos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Hagamos del 2019 el año de Puerto Rico

January 1, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive