El potencial turístico de la región norte

Recientemente nuestra firma preparó un reporte para la Asociación de Hoteles y Turismo, en el cuál analizamos la recuperación de la industria.

Previo al impacto del huracán María, el turismo era una de las pocas industrias que exhibía estabilidad y un crecimiento moderado. Con sobre 15,000 habitaciones endosadas y un empleo global de 77,300 empleos, la industria lleva un paso sólido hacia la recuperación.

Desde el punto de vista de los registros hoteleros, la industria se encuentra a un 78% del nivel de registros experimentados entre el 2010 y el 2017. El promedio de la tarifa promedio se encuentra en $150, y se espera una buena temporada turística en el 2019.

Dentro de este contexto, la región norte tiene ante sí una gran oportunidad para posicionarse como un destino para los turistas que llegan a la Isla. Históricamente, las actividades turísticas se han concentrado en la zona metropolitana, primordialmente, en la zona del Condado, Isla Verde y el Viejo San Juan.

En segunda instancia, la zona Este (Río Grande y Fajardo), han sido lugares preferidos de los turistas, y la zona oeste. Tan importante han sido los esfuerzos que la Compañía de Turismo ayudó a crear marcas regionales, como Porta Caribe, para mercadear a la región sur, y Porta del Sol, que es la marca del oeste.

El propósito de estos esfuerzos es destacar los activos de las regiones para descentralizar la actividad turística hacia otros destinos de la Isla, y maximizar la experiencia del turismo.

Entendemos que la región norte posee suficientes activos turísticos para desarrollar una estrategia de mercadeo regional y posicionarse como un destino importante.

El corredor turístico del norte

Visualizamos la región comenzando en Dorado y culminando en Camuy, en un corredor que transcurre por toda la PR-22. Las posibilidades gastronómicas, turísticas, y recreativas son inmensas. Podemos mencionar las playas de Dorado y las facilidades comerciales-turísticas que se han desarrollado en ese municipio.

Vega Baja y Vega Alta, puede combinar la playa con el campo, para ofrecer una experiencia única.

En Manatí, la sólida infraestructura de servicios médicos creó las condiciones para que se desarrollara un hotel, en la entrada del pueblo. Esta facilidad abre las puertas para promover actividades de la industria de la salud. Pueblos como Morovis y Florida, tienen ofrecimientos gastronómicos y el sabor de la tradición, que apela a muchos turistas locales y del exterior.

Barceloneta tiene uno de los centros comerciales más populares y tiene una atractiva zona costera. Arecibo tiene diversas opciones, entre ellas, el telescopio, y una zona costera (Caño Tiburones), y en algún momento, se espera que termine el desarrollo del Parque del Monumento de Cristobal Colón, que promete ser una actividad ancla en la región.

En Hatillo, tenemos hoteles, playas, cultura con el “festival de las máscaras”, la industria ganadera ofrece la experiencia del turismo agrícola. Finalmente, en Camuy, está el parque de las cavernas, único en su clase.

Claramente, es mucho el potencial de la región, le corresponde al sector privado y a los ejecutivos municipales organizarse en un plan de trabajo para promover a la región como un importante destino turístico. El momento es muy oportuno.

Este análisis fue redactado por la unidad de investigaciones de Inteligencia Económica, disponible para suscriptores junto a más de 150 indicadores económicos y herramientas de inteligencia de negocios para su empresa.

Para más información sobre nuestra firma o nuestros servicios, PRESIONE AQUÍ.

www.economiapr.com

65 views
Need more details? Contact us

We are here to assist. Contact us by phone, email or via our Social Media channels.