La Anualidad Fija Indexada: Rendimientos y garantía de principal en tiempos de crisis

February 23, 2019

En tiempos de dificultad económica, las personas buscan la manera de maximizar el rendimiento de sus activos financieros. En el mundo de las finanzas, hay una regla básica que establece, que a mayor rendimientos mayor riesgo se expone el inversionista.  La historia reciente, tanto en Puerto Rico, como en Estados Unidos ha dado lecciones de como los mercados de capital pueden virarse en contra de los inversionistas.

 

A finales de la década del 1990, presenciamos el colapso de las llamadas “dot.coms”o empresas tecnológicas en las cuáles los inversionistas depositaron miles de millones de dólares y que eventualmente colapsaron. Más adelante, entre el 2007 y el 2008, ocurrió el colapso de la burbuja inmobiliaria, que precipitó la crisis hipotecaria, llevando a Wall Street a la peor crisis financiera desde el 1929.

 

En Puerto Rico, desde el 2000, hemos visto tres ciclos de pérdida de riqueza, que comenzaron en el 2006-2008, con el colapso de los valores de los bienes raíces, más adelante, durante el 2009 – 2010 se colapsaron tres bancos comerciales, provocando perdidas masivas en los inversionistas que habían invertido en esos bancos fallidos. En el 2013, comienza la crisis de los bonos gubernamentales, provocando fuertes pérdidas en amplios sectores de ahorristas e inversionistas locales, muchos de ellos, retirados y personas de clase media.

 

Un análisis realizado por Inteligencia Económica Inc. estima que durante la última década debido a los ciclos anteriormente descritos, se han perdido $60,000 millones en riqueza local. La larga depresión iniciada en el 2006, continúa afectando la pérdida de riqueza entre los consumidores e inversionistas de Puerto Rico.

 

 

El consumidor en busca de garantías y rendimientos razonables

 

Dentro de esa realidad de grandes pérdidas financieras y ambiente de incertidumbre, el consumidor ha comenzado a buscar nuevas opciones de inversión, con el primer objetivo de garantizar su principal y buscar rendimientos aceptables. Las anualidades fijas y fijas indexadas han despertado un interés por parte del público. 

 

Los contratos de anualidad fija o fija indexada, son emitidos por empresas de seguros de vida, y de acuerdo al tipo de contrato, establecen términos muy claros que le proveen al inversionista tener certeza de que su principal está protegido y la posibilidad de obtener una renta vitalicia a futuro. 

 

Contrato de anualidad fija

 

La anualidad fija, es el contrato de anualidad más simple, ya que establece una tasa de interés fija de acuerdo al período de tiempo, en el que estará el dinero dentro del contrato. Mientras mayor tiempo esté el dinero dentro del contrato, mayor será la tasa de interés.  En este tipo de contrato, el cliente puede dejar el dinero crecer con interés compuesto por el período de tiempo determinado, y al final recibe el principal más los intereses acumulados. El contrato también provee la opción de cobrar los intereses de forma periódica, mensual, trimestral, o anual. En la actualidad, luego de los aumentos recientes en los intereses por el Banco de la Reserva Federal, un contrato de anualidad fija, provee intereses de entre 2% a 3.20%.

 

Contrato de anualidad fija indexada

 

En el caso de la anualidad fija indexada, la aseguradora que emite el contrato, provee garantías del principal utilizando sus activos financieros, a la misma vez que utiliza un índice financiero (usualmente el S&P 500) para proveerle un rendimiento al cliente.  El rendimiento realizado por el cliente, se convierte en parte del principal, y bajo ninguna circunstancia, si hubiera una caída del mercado, no perdería el rendimiento adquirido.  En otras palabras, provee protecciones al inversionista en casos de caídas del mercado. 

 

La mayor ventaja de este tipo de contrato, es que le permite al cliente ganar dinero cuando el mercado (S&P 500) se mueve hacia arriba, y le da protecciones cuando va hacia abajo. El cliente participa de las alzas y no de las caídas.

 

Contrario a los bonos o acciones, que tienen exposición a la volatilidad del mercado, la anualidad fija indexada, no expone al inversionista nunca a pérdidas. De acuerdo al tipo de aseguradora y contrato de anualidad, los rendimientos indexados tienen un tope hacia arriba, mientras que las penalidades por retiro prematuro del dinero pueden variar. Por ejemplo, si en un período determinado, el S&P 500 rindió 7%, algunas aseguradoras proveen un tope hasta 4%, y la diferencia, el 3% pasa a ser la ganancia de la empresa.

 

 

Muchos contratos de anualidades fijas indexadas, permiten al cliente agregar un endoso para garantizar una renta vitalicia en el futuro. Este endoso, siempre tiene un costo, y de igual manera, varía de acuerdo al tipo de aseguradora.

 

Otro beneficio es que las anualidades fijas indexadas, usualmente también difieren el pago de impuestos sobre los rendimientos, mientras no se utilice el dinero del contrato.  Esto es positivo para lugares como Puerto Rico, donde los impuestos se han elevado, afectando el poder adquisitivo de los consumidores. 

 

Por los beneficios, anteriormente mencionados, los contratos de anualidades fijas indexadas, son un importante componente dentro de la planificación financiera. 

 

Para mayor información o coordinación una orientación: (787) 220-7775

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Hagamos del 2019 el año de Puerto Rico

January 1, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive