Puerto Rico invierte más en educación que muchas de las principales economías del mundo

October 21, 2018

La globalización de los mercados, ha definido reglas nuevas de juego, y las economías deben competir a base de factores diferentes a los de antes. Tener petróleo, recursos naturales, o extensión territorial ya no son los factores decisivos para que las economías tengan éxito. Ahí tenemos el caso de Venezuela, uno de los países con mayores reservas de petróleo, pero se encuentra al borde del colapso.

 

En el otro extremo, tenemos el caso de Singapur, la nación-estado, que con poca extensión territorial, y sin recursos naturales, tiene una de las economías más exitosas y competitivas del mundo. Hong Kong, aun siendo colonia inglesa, ya tenía una de las economías más vibrantes de la región. El uso efectivo de los recursos fiscales y privados dentro del proyecto educativo de país es un elemento importante del éxito social y económico.

 

Uno de los elementos comunes de las economías exitosas de Asia y Europa, es que poseen sistemas educativos de calidad mundial. 

 

Según el Banco Mundial, en el 2014 a nivel global, el gasto de los países en educación representó el 4.88% de su Producto Interno Bruto (PIB).  Según el informe del propio Banco Mundial, para ese mismo año, el gasto en educación de Puerto Rico representó el 6.5%. En 1971, en pleno despegue económico, esa cifra representaba el 7.25%.

 

Para el 2014, Estados Unidos invirtió el 4.98% en educación mientras que para Canadá, la cifra fue de 5.3%. Mientras que Cuba, invirtió el 12.8% de su PIB en educación. Finlandia por su parte, dedicaba 7.1% de su PIB a educación. Brasil invierte el 5.8%, Chile el 4.9%. y Singapur el 2.9%. 

 

 

 

 

 

Lo interesante es que cuando se compara con otras economías exitosas, se evidencia que la inversión que hace Puerto Rico en educación como proporción de su PIB equipara favorablemente a otras economías desarrolladas.

 

Es decir, el problema no es de inversión sino posiblemente de los modelos educativos que actualmente se implementan y la posible desconexión con la economía.

Los datos comparativos del Banco Mundial, validan la necesidad de examinar si en efecto las políticas educativas actuales permiten maximizar los recursos que como sociedad orientamos a la educación. 

 

En un momento tan crucial como se encuentra la Isla, la inversión pública y privada que destinamos a la educación debe tener como norte, producir el mejor capital humano y vincularse a un proyecto económico de largo plazo.

 

Esto también valida la necesidad de calibrar, valorar y apoyar la reforma educativa que actualmente se implementa, como uno de los pilares fundamentales de construir una nueva economía. 

 

Inversión de los consumidores y el gobierno en educación

 

En Puerto Rico los consumidores y el propio gobierno destinan una gran cantidad recursos en educación, que permiten la coexistencia de un sistema privado de educación junto con el sistema público.

 

Entre la inversión que hace el Estado en el Departamento de Educación (DE), $2,600 millones y la inversión que se hace en la Universidad de Puerto Rico, de $1,240 millones, representan $3,840 millones. Mientras que a nivel privado, los puertorriqueños gastaron cerca de $1,900 millones en educación. De manera global, como sociedad estamos gastando $5,740 millones en educación.

 

Es evidente, que el problema histórico del sistema educativo no es de asignación de recursos, sino de enfoque y estrategias. De ahí la importante de la reforma educativa y el resto de las estrategias que actualmente se implementan.

 

Luego de haber perdido una década en depresión, la urgencia por reformas radicales debe ser el principal norte, si es que queremos volver a ser una sociedad exitosa.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Hagamos del 2019 el año de Puerto Rico

January 1, 2019

1/5
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive